martes, 23 de junio de 2009

Sigo como un dálmata

Mi psoriasis sigue lentamente su curso. Ahora por lo menos no tengo en la cara aunque después tengo ronchas para dar y tomar, por todo, todo el cuerpo. De cabeza (incluidas orejas) a pies.

Es increíble lo que puede limitar una enfermedad que afecte a tu imagen. La semana pasada estuve todas las tardes metida en casa, tenía que quedar con alguna amiga pero para que te estén mirando (no las amigas sino la gente que encuentras a tu paso) preferí quedarme tranquilita. En el cole... pues bueno, los demás profes ya están al corriente y a los niños se lo dije desde el principio, me preguntan cosas sobre la psoriasis y todos los días comentan algo: "Te salió una ronchita encima del ojo, hoy estás mejor, el cuello es lo que más se te ve, ...."

Y mi madrileño... es un poco aprensivo el hombre, primero preguntaba si era contagioso, después que cada vez que nos vemos le entran a él también picores y lo último fue este finde, nos vimos en Astorga, hacía bastante calor, se pegó una paliza de viaje, puede ser, pero estábamos los dos desnuditos en cama y me salta que le da la impresión de que me supuran las ronchitas..... Me sentó.... mal, mal, me enfadé y todo. Ya noté yo otros findes que tenía las ronchas peor que le daba cosa abrazarme sin ropa, pero y yo qué? Para mí también es duro para un día que podemos vernos tener el cuerpo como lo tengo, yo también estoy harta de verme así.

2 comentarios:

Sara dijo...

Reconozco que me encuentro dentro del grupo de los aprensivos y que hay cosas que dan un poquito de grima..pero el amor todo lo salva...y la voluntad, a mi hace unos años me tocó hacer de enfermera para mi amorcito ya que sufrió una rotura grave de la pierna y para evitar traslados, para las curas diarias, se las hice yo en casa, no fue facil para mi pero lo hice y hoy me siento satisfecha de haber superados algunas fobias y aprensiones
No me olvido de que tengo una "cuenta" pendiente contigo ya que me designé tu pitonisa particular
Como excusa te diré que esta epoca del año me tiene ocupadiiiisima pero que no olvido mis promesas y cualquier dia te sorprendo con mi estudio
un abrazo

laquesigueaqui dijo...

Lo importante Sara es que no cayó en el olvido la "cuenta pendiente". No trabajes mucho y disfruta un poco del verano.
Un beso.