miércoles, 29 de septiembre de 2010

Portugal (2ª parte)

Después de tres días por la frontera galaico-portuguesa nos dirigimos a Oporto. De camino paramos en Ponte de Lima, la villa más antigua de Portugal con un gran puente sobre el río Lima, del cual toma su nombre. Es un puente con quince grandes arcos de piedra, cuatro de los cuales son de origen romano.


Comimos en Esposende, un lugar de veraneo que, dadas las fechas, estaba bastante despoblado. Recorrimos por la costa diferentes pueblos hasta llegar a Povoa de Varzim, una ciudad ya más grande que me recordó a A Coruña, con la playa formando parte de la ciudad.

Nos faltaban 20 km para llegar a Oporto, nuestro siguiente destino. No llevábamos hoteles buscados y tardamos un poco en encontrar uno a nuestra medida, el Hotel Douro, muy recomendable en el que estuvimos muy a gusto. Mientras lo buscábamos, dando un paseo después de cenar, a cada rato, veíamos por la ciudad chicos jóvenes vestidos de negro. A un grupo lo vimos delante de la facultad de Medicina, otro grupo cerca de la Casa de la Música, en un parque,... Cada uno de nosotros tenía una hipótesis al respecto, que aclaramos al día siguiente, ¡eran novatadas!! Los de negro eran los estudiantes veteranos que estaban en la semana de las novatadas, la primera semana del curso.

Este grupo de veteranos y novatos estaban en la parte más turística de Oporto, al lado del río Duero. Esperando para hacer un crucero por el río nos los encontramos, cantando cada vez a más volumen porque así lo exigían los veteranos.

El crucero por el río me defraudó bastante, se ve lo mismo que andando por la orilla. Eso sí, nos daba derecho a visitar una bodega de los famosos vinos de Oporto a donde por supuesto fuimos y probamos sus vinos. Las bodegas están situadas al otro lado del río, que curiosamente, ya no es Oporto sino otra ciudad, Vila Nova de Gaia.

Otro lugar que me encantó fue la librería donde se rodó Harry Potter. Sabíamos que estaba en Oporto pero tampoco estaba en nuestros planes buscarla y llegamos a ella de casualidad. Vimos gente agolpada en la puerta y enseguida supimos que era. Aquello parece un museo, gente entrando y saliendo, haciendo fotos a tutiplén. Los dueños tienen mucha paciencia porque la gente va a verla pero comprar... no vi a nadie comprando.

Dos días en Oporto y vuelta a casa, pasando por Guimaraes y Braga. Guimaraes es una ciudad pequeñita y muy bonita, patrimonio de la Humanidad, que nos sorpendió. En Braga ya estuviera hace años con mi amiga Lu y me gustó más en aquella otra ocasión. Aquí seguían las novatadas, que esta vez consistían en hacer flexiones en el césped. En fin...

Fueron unos días estupendos, muy aprovechados, a pesar de algún contratiempo que os contaré en otra entrega.

martes, 28 de septiembre de 2010

Portugal (1ª parte)

Tengo mi blog abandonado y los vuestros aún más. Primero estaba en mi pueblito, después la boda, más tarde vacaciones en Portugal con mi padre y mi hermana, vuelta al pueblo y ahora estoy en mi ciudad, no sé por cuanto tiempo porque es probable que volvamos unos días así que mientras aprovecho para actualizar.

La visita a Portugal fue improvisada, mi hermana estaba de vacaciones y le apetecía salir a algún lado unos días antes de irse a Roma con unas amigas. Tenía que ser entonces un sitio cercano y surgió lo de Portugal.

Los primeros días estuvimos en la frontera galaico-portuguesa: Tuy y A Guarda del lado español, Valença do Miño, Vila Nova de Cerveira y Caminha del lado portugués.


Hacía mucho tiempo que quería ir al castro de Santa Tecla. Vi muchas veces fotos pero por fin pude hacer la mía propia. Altamente recomendable su visita y la subida al monte desde donde se ve la desembocadura del Miño en todo su esplendor.


Esta es una imagen típica de las calles de Valença do Miño, conocida por su comercio en el interior de la fortaleza, sobre todo de sábanas y toallas. Está a 1 km de Tuy. Nos llamó la atención que las gasolineras de Valença estaban todas cerradas, al estar tan cerca de la frontera y ser la gasolina más barata en España supusimos que era porque no tenían clientes.

Enfrente del monte de Santa Tecla, en la desembocadura del Miño, ya del lado portugués está Caminha. Allí comimos en un restaurante a pie de playa con estas vistas maravillosas. Como hacía muy buena temperatura, cogimos los bártulos y allá nos fuimos a tomar el solete.

Mañana, segunda parte de nuestro viaje y visita a vuestros blogs.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Adiós Ana

Ayer se nos fue Ana Kiro. L@s galleg@s creo que sabréis perfectamente de quien os hablo y l@s no galleg@s os preguntaréis, ¿y quién es?. Ana Kiro es uno de los mayores fenómenos de masas de la cultura popular gallega, seguramente no hubo un verano desde los años setenta en que no sonara alguna canción suya en las fiestas y romerías que se celebran por nuestra tierra.

Aquí lo que dice "El País" de ella:

"Ana Kiro, cuyo nombre real era María Dolores Casanova González, nació en 1941 en Castañeda (Arzúa). Hija de guardia civil, cuando tenía 19 meses la familia se trasladó a Pineda de Mar, en la Costa Brava, y después de un paréntesis en Cedeira, a una casa cuartel en pleno Paralelo de Barcelona. Allí, mientras trabajaba en una hilatura, comenzó a abrirse camino en la radio, hasta que la escuchó su padre y le prohibió seguir en la farándula.

Tuvo que casarse, a los 19 años, para reemprender su carrera musical, que no abandonó ni cuando, otra vez a pesar de la familia y de los tiempos, a los 23 años se separó de su marido. Comenzó a hacerse popular compartiendo escenario con José Guardiola y Mary Santpere, y fue Ana María Quiroga hasta que en un festival dedicado al fútbol, un mánager consideró que era un apellido "demasiado flamenco" para cantar Pontevedra Twist y la convirtió en Ana Kiro. "A mí me sonaba japonés, pero moderno sí que era", recordaría años después la cantante.

Con el nombre japonizado y botas blancas altas, la cantante fue una de las pioneras del pop, grabó discos y frecuentó platós como el de Galas del sábado con Joaquín Prats y Laura Valenzuela, pero el fenómeno Ana Kiro nació a raíz de otra muestra de carácter. En 1974 le planteó a la entonces potente discográfica Belter grabar en gallego y, pese a las negativas iniciales, no cejó hasta conseguirlo. Aquella primera canción, Galicia, terra meiga, fue un hit que vendió 100.000 discos y estuvo varios meses en las listas españolas de superventas. Sus canciones en gallego arrasaban en las repletas colonias de emigrantes, haciendo llorar a miles de personas en México o en Ginebra, cantando temas como Lonxe da terriña. Llegó a grabar una treintena de discos, y sus casetes reinaban en las guanteras del parque automovilístico gallego.

En 1980 volvió a Galicia, se instaló en Oleiros y, al tiempo que cantaba, inició otro reinado como presentadora en TVG."

Hoy encontré este vídeo de julio de este año donde habla con gran entereza de su enfermedad. Si lo véis, ésta es la traducción:
"Que si muero ahora por ejemplo, ahora, dentro de un año, que voy en mi tiempo en primer lugar, que tengo ya una edad, 68 años, no está nada mal, para dejar hechas las cosas en esta vida, tengo a mi hija y a mis nietos colocados en el mundo, lo sentiría por ellos, sobre todo por Carlos (su marido), que sé que lo iba a pasar muy mal sin mí, pero hice lo que quería en esta vida, canté, que fue lo que más me gustó en la vida, conseguí una estabilidad económica para la vejez, para ahora, cuando ya estoy jubilada no tener que arrastrarme por los escenarios dando pena y... bueno, creo que cumplí con todos los deseos que puede tener una persona cuando tiene 68 años"

Ana Kiro era igual de simpática cuando la cámara estaba encendida o apagada y yo, que en mi época de concursante estuve con algún famosillo, sé que no todos lo hacen.

Descansa en paz, Ana.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Crónica de la boda

Genial, así es como me lo pasé en esta boda. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien.

El novio es vecino de mi pueblo y piloto del ejército, llevaba el uniforme de gala y estaba feliz. La novia es madrileña, estaba guapísima, blanca y radiante a la vez que sencilla.

Fue una ceremonia civil celebrada por el alcalde de la ciudad, en su día profesor del novio, lo que hizo que fuese emotiva dada la amistad que los une. Ya en el restaurante, entre plato y plato, se fueron sucediendo las sorpresas, ramos de flores a las respectivas madres, abuelas, hermanas y recuerdos micrófono en mano para los que no estaban presentes, como D., amigo del novio que murió hace dos años en un accidente de tráfico y que hizo que hasta los más fuertes echaran alguna lagrimita.

Tras los postres, el novio, guitarra en mano, tocó las canciones "Sin ti no soy nada" y "Cómo hablar", de Amaral dejando a la novia impresionada. Y... nos tocaba... era nuestro momento, nuestro baile!! Salió genial, nos aplaudieron mucho y sorprendimos de verdad a los novios.

Ayer estuve viendo una y otra vez el vídeo del baile y aunque quiero mantener este blog en el anonimato quiero compartirlo con vosotros. Yo soy el pato mareado de rojo, con andares raros del daño que me hacían los zapatos.

video

sábado, 18 de septiembre de 2010

De boda

Mañana tengo boda. Se casa un chico de mi pueblo. Es una boda con muchas sorpresas, por lo que se fue filtrando sé que los invitados vamos a tener que pasar por un "photocall", que el novio le va a cantar a la novia una canción con guitarra incluida, la novia le va a regalar una bici allí en el banquete y más que no sabré.

Nosotros (la juventud de mi pueblo) también les tenemos preparadas dos: un baile, con coreografía y todo, inspirada en este vídeo, de la canción "I've got a feeling" de Black Eyed Peas, en los postres y fuegos artificiales al anochecer.

Por hoy nada más, que mañana a las 9:00 me espera una sesión de peluquería.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Mi huerta

Uno de mis pasatiempos en mi pueblo es ir a la huerta. Aunque no vaya a recoger nada. Simplemente ver cómo están las plantas. Este año plantamos cebollas, pimientos, judías, repollos, brécoles, coliflores, lechugas, calabacines y calabazas. Y conseguimos cestas como esta de pimientos.

Conseguíamos pero no conseguiremos más este año porque.... el miércoles llegamos al pueblo, voy a la huerta y... habían entrado las vacas desde el prado de al lado!! Lo comieron todo. Así quedó la zona de los pimientos tras su paso. Arrasaron con todo excepto los calabacines y las calabazas. No les gustaron.

En esta foto de abajo se ven las varas por donde trepan las judías tiradas (derecha), a la izquierda estaban los pimientos y los calabacines y calabazas que dejaron intactos. Al fondo está la entrada por donde se colaron las vacas. Tenía alambres para que no pasaran pero... algo falló.

Nos llevamos una rabia tremenda, porque todo nuestro trabajo se fue al garete. Por lo que más lo siento es porque todas las mañanas me iba a la huerta y decidía el primer plato: "esta coliflor está empezando a amarillear... me la llevo", "este repollo ya no crece más... me lo llevo", "estas judías están en su punto... me las llevo". Por las tardes volvía, recogía algo y lo preparaba para congelar y consumir más adelante. Una pena tener que hablar en pasado.

martes, 7 de septiembre de 2010

De paso

Estoy otra vez en la civilización, en mi ciudad. De paso. Me vuelvo a mi pueblito esta noche o mañana a primera hora, así que aprovecho para actualizar.

Los días en mi pueblito transcurren lentamente pero me gusta esa tranquilidad. Mi padre y yo viviendo y mis hermanos de visita casi todas las tardes, si no es uno, es otro, es lo bueno que tiene ser familia numerosa. Y cómo no, sigo pensando. Mucho. Para mis hermanos y mi padre es ideal que esté allí. Llaman, avisan de si vienen a comer o no, van, vienen y tienen sus vidas hechas. Muy cómodo. Mientras tanto yo estoy estancada, con mi padre, al que adoro pero que depende de mí demasiado, haciéndole la vida agradable a todos sin hacer la mía propia. Por otro lado, ahora mismo no tengo trabajo y esta situación no me disgusta, sólo si la pienso. Me encanta que vengan, que alaben mi comida, estar juntos, me gusta estar en mi pueblito.

¿No será que soy una quejica y siempre tengo que estar preocupada por algo? Seguiré pensando sobre ello.