jueves, 17 de diciembre de 2009

Me voy pal pueblo



Pues si, mañana me voy al pueblo. A mi pueblito. Estamos de matanza y eso me pone nerviosa, porque yo soy la responsable de que todo vaya bien, soy la que ordeno y mando: esto para chorizos, esto para salchichones, de aquí sacamos unas costilletas, este lacón para salar, ... Demasiada responsabilidad.

Hasta hace relativamente poco matábamos los cerdos en casa, ahora los llevamos a matar al matadero (de hecho hoy están allí, mañana nos los llevamos, son dos). El sábado viene el matachín a partir el cerdo, lo despieza totalmente, picamos la carne para hacer chorizos y salchichones, metemos otra en el congelador (bistés, solomillos, costilletas,...), otra para salar (jamón, lacón, tocino, cabeza,...).

Y... también soy responsable de la comida, la cocinera, vamos. Os voy a contar lo que me pasó con la comida y con el matachín el año pasado. Es algo que me pone especialmente nerviosa sólo de pensar que se pueda repetir.

Estábamos comiendo tranquilamente, unas judías para ser exactos, el matachín enfrente de mí y de repente veo que tiene algo que le brilla y le sale de la boca. Me fijo y era ¡¡¡un pelo rubio mío largo!!! Y se lo iba a comer!! Y no sabía qué hacer!! ¿Se lo digo? ¿No se lo digo? ¡Ya lo tiene en la boca! ¡Qué horror! Se da cuenta. Se lo quita (con lo largo que era). ¡Qué mal rato! Espero que este año no pase lo mismo.

P.D. No sé cuando podré actualizar así que os deseo FELIZ NAVIDAD.