jueves, 21 de enero de 2010

Cuesta arriba

¿Sabéis la mejor forma de conocer un pueblo? Que te lleve el coche la grúa. Esta mañana lo comprobé en mis propias carnes. Ayer dejé el coche aparcado en la misma calle que estos días pero... esta mañana al ir a por él veo que en lugar de coches lo que hay es un mercadillo. Sí, señores, había una señal de prohibido aparcar los jueves pero no le presté atención. Ni me lo imaginaba. Conclusión: ya sé donde está la policía local (50 euros me costó la broma) y de camino al depósito descubrí el mercado de ganados, la plaza de toros...

Empecé el día mal. Igual que lo acabé ayer. Desde que dejé a mi madrileño, incluso antes, tenía una historia pendiente que contaros. Mi mejor amiga, Lu, cuando me veía agobiada por la situación con mi madrileño me decía: "Yo creo que no tenéis futuro, lo estás pasando mal y... con la buena pareja que harías con A (el hermano gemelo de su novio)". A partir de ese momento, en algunas ocasiones, estando con mi madrileño en situaciones que no me gustaban pensaba: "¿Y si tiene razón Lu? Las cosas serían menos complicadas con A". Conocí a A la noche de fin de año, físicamente no me llamó la atención, tiene el mentón un poco hacia adelante pero me pareció un chico muy educado y sensato. El sábado pasado fui al cine con mi hermana y nos encontramos con mi amiga, su novio y A. Estuvimos hablando un rato y no sé si eran ilusiones mías pero me pareció que A me prestaba atención y yo, por qué no admitirlo, me encantó encontrármelo.

El meollo de la cuestión es que A trabaja en Benavente. Así que nada más decirme mi destino, llamé a Lu para contárselo. Estaba contenta porque me parecía que era una buena oportunidad para quedar con él. Pero hete aquí que mi amiga, se alegró mucho por mí, porque me queda relativamente cerca de casa y porque era un sitio que conocía pero en ningún momento me dijo de darme el teléfono de A o algo parecido.

Ayer me llamó para preguntarme qué tal me iba. Yo me quejé todo lo que pude de mi soledad para ver si se apiadaba de mí y me decía algo de quedar con A. Pero no, me decía que me apuntara a un gimnasio, que seguro que había algún/a profe en mi situación, que enseguida pasaría la semana.... Y yo me quedé totalmente decepcionada y sin entender nada. Quizás me estoy complicando y no debería de darle importancia pero es un tema que me está agobiando demasiado. Tanto, que cada vez me apetece menos quedar con A y no sé por qué mi amiga me animó primero con él y ahora evita un acercamiento entre los dos.

Se me ocurren varias posibilidades para arreglar esta situación:
  1. Hablar con mi amiga en plan serio, explicándole cómo me siento, que me parece mal que no me dijese de hablar con A o darme su teléfono, que me da la impresión que no quiere un encuentro entre los dos y no entiendo por qué.
  2. Hablar con mi amiga en plan relajado y cuando me diga qué tal, decirle que me podía dar su teléfono para quedar un día con A.
  3. Agregar a A al facebook diciéndole que estoy en Benavente sin decírselo antes a Lu.
  4. Decirle a Lu que pensé en agregar a A al facebook por si quiere quedar a tomar algo.
No sé qué hacer pero es algo que me amarga porque para mí fue una ilusión enorme venirme aquí y ahora siento que mi amiga me está fallando. ¿Qué haríais vosotros?

Y después de todo este rollazo contándoos mis penas también os tengo que contar las cosas buenas. Estoy encantada en mi instituto, los niños se portan muy bien y los compañeros son muy majos conmigo.


9 comentarios:

Martha dijo...

Bueno, no te lo tomes así. Lo más posible es que haya sido sin mala intención. Ni si quiera se habrá dado cuenta. Este tipo de cosas es mejor decirlas directamente para evitar malos entendidos.

La próxima vez que habléis, díle simplemente que has pensado que ya que A también trabaja allí, has pensado que podías quedar con él. Y ya está. E independientemente de si ella te da su número o no...si de verdad te apetece verle, agrégalo al facebook y pídeselo a él directamente. ^^

1 besico!

Niki dijo...

Tranquila, los primeros días fuera de casa siempre son difíciles y a veces nos agobiamos por la tonteria más tonta, pero despues poco a poco te vas haciendo al nuevo ambiente y conociendo gente... Algunos dicen q a veces ya no quieres ni volver a casa, pero yo no stoy de acuerdo!

Dejaselo caer a tu amiga, y si de verdad quieres y no te importa q tu amiga no ste de acuerdo hazlo!

Animo y suerte ^^

PD. El otro día te escribí un comen pero creo q por un error de internet (mi wifi es de penisima calidad) no se ha publicado :(

Ana dijo...

No creo que haya malas intenciones. Tu si deberías hablar con ella, sin prejuícios y decirle que te gustaría encontrarte con A. Y ya esta, sin darle mas vueltas.

Te estas haciendo un lío tu sola.
Besitos

Isabel Mª dijo...

Hola!

Yo apostaría por la opción C! Agrégalo al Facebook sin decir nada a nadie! Si tiene que surgir algo surgirá y si no por lo menos puedes contar con una cara conocida lejos de tu casa. No pierdes nada y si tu amiga no da el paso pues hazlo tú, ya os conoceís A y tú no? Pues sobran los intermediarios!

Suerte!

Leticia dijo...

Habla con ella, tranquila y relajada...

Maitasun dijo...

Para empezar digo que me alegro mucho que en el insitituto todo vaya genial.

Yo pienso como mi amiga Martha, no lo habrá hecho adrede. Pero yo si que se lo diría la próxima vez que hables con ella.... Y no te agobies con el tema, que seguro que es un mal entendido.

Un besote y buen finde

Diario de nuestros pensamientos dijo...

estoy empezando a pensar q estas un poco gafada.. ejejje

por lo menos los compañeros son buenos

simplemente yo dijo...

Pes yo hablaría con mi amiga directamente y cuanto antes, es que no sé hacerlo de otra manera. Porque a lo mejor es todo mucho más sencillo de lo que parece, hablalo y ya te enteras. Besos

Miranfú dijo...

¡Hola! He visto tu comentario en mi blog y me he pasado a echar un vistazo en el tuyo.

Yo creo que deberías decirle a tu amiga que te gustaría quedar con A. y si por el motivo que sea ella no te da su número, pues le agregas tú al facebook y le dices que te apetece quedar.

Un besito