lunes, 16 de noviembre de 2009

Hoy

Hoy no fue un buen día para mí. Me levanté como de mal humor, cosa rara en mí. Por la mañana tenía que ir a varios organismos a arreglarle unos asuntos a mi hermano. Cosa de papeleos. Pide esto allí, mándalo por fax a este número, hazle unas fotocopias y entrégalo en este otro lado. Sencillo. Pero me costó ponerme en marcha. Me cuesta hacer estas pequeñas cosas cuando no me encuentro bien anímicamente. Me parece como que no voy a ser capaz. Y hoy era un día de esos.

También es verdad que hoy tuve en mi cabeza todo el día a una persona: mi madrileño. Se operaba de cataratas. Desde hace un mes sólo hablamos de vez en cuando por el messenger. Ayer no entró y no sabía a qué hora lo operaban, le mandé un sms deseándole suerte y dándole ánimos. Hoy no sabía si llamarlo, si mandarle un sms.

Después de mucho pensarlo lo acabo de llamar, salió todo bien. Y yo volví a llorar. Hacía un mes que no oía su voz. Me gustó oírlo, contándome la operación, tan atento y amable como siempre. No pude evitar emocionarme, nada más oír sus primeras palabras. Supongo que es normal. Le sigo teniendo mucho cariño.

Ahora me pregunto que por qué lloro. Por los buenos momentos que pasamos juntos. Porque fue el primer hombre que me quiso y al que quise. Por toda la confianza que tuvimos. Por todo el cariño que me daba. Por lo pendiente que estaba de mí. Porque lo echo de menos. Sí, lo echo de menos, más en plan amigo que como pareja.

Mañana será otro día.

7 comentarios:

Anna dijo...

Me parece muy normal todo lo que cuentas... El costar arrancar, el no sentirse con fuerzas para hacer algo por el desanimo pero, sobre todo, el echar de menos a alguien.

No dejes que crezca mucho la distancia... si le echas de menos, intenta recuperar unos kilómetros ;)

Besos y ánimo!!

muchojose dijo...

Lógico que lo eches d emenos después de haber compartido tan buenos momentos juntos. Pero la vida sigue adelante y hay que mirar más allá y no tanto hacia atrás.
Y como tú muy bien dices: "Mañana será otro día" y seguro que mucho mejor.
Ánimos y besitos

Maitasun dijo...

Es normal qe se eche de menos a alguien cuando se ha querido y cuando te han querido mucho... pero si la historia, por lo que sea (que no lo se) no se puede llevar adelante, a veces es mejor ser un poco fuerte y dejar que las cosas sean así.. Aunque siempre queda la opción de ser más fuerte aún y luchar contra viento y marea contra todo. Como ha puesto mi querida Anna más arriba " si le echas de menos, intenta recuperar unos kilómetros ;)"

Un besote y ánimo. Hoy seguro que es otro día

julia dijo...

Tranquila mi niña, simplemente has tenido un día ploffff....y si le echas de menos es bueno que mantengais el contacto. Será bueno para tu salud mental.
Un besitooooooo y mucho ánimoooooooooooooooo

Josep dijo...

Es normal echarlo tanto de menos, porque te trató bien y te encontrabas a gusto con él. Pero no todo era como tu hubieras deseado y llegó el momento en que tomaste una decisión; fue dolorosa, pero era la que te salía de dentro. Hiciste lo que debías, y lo estás reafirmando cuando dices que lo echas en falta más como amigo que como pareja. Por supuesto que ahora estáis mal los dos, pero pasará, y de haber seguido tampoco estaríais bien. Por lo menos así podéis tener nuevas oportunidades de encontrar lo que realmente os conviene. Y manteniendo la amistad, aunque sea distante, no se echa a perder todo lo bueno que hubo entre vosotros.

Ya sabes por qué lloras, por todo lo bueno que has dejado atrás. Pero si no quieres llorar más de la cuenta, piensa también en todo lo que no te gustaba de la relación. Un poco de realismo va bien para recuperarse pronto.

Un abrazo

laquesigueaqui dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Josep, parece que me leíste el pensamiento. Después de escribir el post, ya en cama, reflexioné, y me vino a la mente algo que dicen en la película "La cruda realidad": "no pienses en los buenos momentos, piensa en cómo fue todo realmente".

Hoy fue otro día.

laquesigueaqui dijo...

Me acabo de dar cuenta que no era en "La cruda realidad" sino en "500 días juntos".