viernes, 23 de abril de 2010

Mis dos días en Zamora

Esta semana fuera de casa fue cortita. El miércoles me fui a Zamora y el jueves a las diez y media de la noche me vine hacia aquí. Tres horitas de viaje y a dormir en mi camita. Hoy viernes es festivo en Castilla y León así que no hay clase.

El instituto está genial. Nada que ver con los anteriores. Se ve que está muy bien organizado y que los profes se llevan bien entre ellos. Por ejemplo, los jueves hay merienda. En el recreo de la tarde, que dura un cuarto de hora sacan de mantel y a compartir un rato alrededor de la comida.

¡Qué bien viven los profes de nocturno! Casi no viene nadie a clase, los alumnos tienen más interés. En principio esta buena vida se me acaba el día 3 de mayo.

Para dormir busqué un hostal por internet, lo elegí porque tenía wifi. Resultó estar en el centro en zona peatonal. Nada más llegar intenté conectarme pero la señal era muy débil y no pude aunque lo intenté varias veces. Se lo conté al señor de recepción pero su única respuesta era que él sí podía y no estaba por la labor de darme otra habitación. No me gustó eso de que no se molestara en cambiarme o intentar solucionarlo.

Lo peor fue a la noche. Mi habitación debía de estar encima de un cuarto de máquinas o algo parecido. Con ese ruido de fondo tuve que dormir. A las 7 de la mañana desperté. No se oían las máquinas sino a gente hablando. No había luz y bajaban las escaleras guiados por las luces de emergencia. Me volví a dormir y enseguida supe que había vuelto la luz porque empezó el ruidito. Decidido. Sería mi primera y última noche en ese hostal.

El jueves por la mañana me dediqué a conocer un poco más Zamora. Me gustó. Ya había estado con mi madrileño. Volví a pasar por los mismos lugares e incluso me acordaba de la conservación que habíamos tenido al pasear por alguna de sus calles. ¡Qué tranquila estoy ahora! Recordé esos momentos con cariño pero no volvería atrás. De paso aproveché para buscar nuevo hostal. Creo que esta vez acertaré. Tiene buena pinta.

Lo peor del paseo fue mi pie. Sigue dándome la lata.

7 comentarios:

Heloïse dijo...

Me alegra mucho que tu ambiente de trabajo sea bueno esta vez, una trabaja mejor así :D y es bueno que hayas cambiado de hostal, que aunque el internet es bueno, una se lleva cada fiasco algunas veces!! en fin.

Por cierto, seré Hipocondriaca, pero mi talón empezó a doler hoy... amm... será que voy al doctor?

Un beso :D

Nuria dijo...

Qué bien que estés contenta en el instituto. Hiciste bien en cambiar de alojamiento.
A ver si con un poco de suerte tu estancia en ese instituto se prolonga un poco más y esperemos que tu pie te dé un respiro.
Un beso

Mo dijo...

Ayss nenaaaaa en qué hostal te metiste mujer de dios!!! que susto!! joer cuando has dicho que no había luz.. me he acojonado!!!
Espero que el nuevo alojamiento sea mejor.. y pon el nombre del Hostal que tal y como lo describes debería llamarse "Pasaje del Terror" por si algun día voy a Zamora... no quedarme allí!!

Besosssssssssssssssssss

pringaillo dijo...

Nos hacemos mayores y todo son achaques, que asco :-S. Dicen que para estas cosas son buenos el sol y la playa :-D.
Espero que pronto pueda volver por algunos sitios sin que me sienta melancólico.
La verdad es que las veces que he estado en Zamora me ha parecido una ciudad... demasiado tranquila.

Maitasun dijo...

Jooo, pues menuda nochecita pasaste... Me alegro de que hayas encontrado algo mejor....

No se si iré algunos días la semana que viene por allí.... ya te diré...

Besotes y buen finde.

Pd. me alegro que el instituto nuevo te guste!

Leticia dijo...

Espero que el nuevo hostal sea mejor porque, ¡menuda nochecita debiste pasar! Con lo malísima que soy yo para dormir con ruído...

simplemente yo dijo...

Bueno me alegra que aunque no sea en Benavente, te guste el instituto. QUe lo disfrutes. Besos